Actualidad

03 Agosto 2022

ENTREVISTA A ENVAPLASTER

La revista especializada "Plásticos & Caucho" ha entrevistado al gerente de Envaplaster, Jorge san Juan, donde da a conocer que la empresa prevé incrementar fuertemente su capacidad de producción y facturación, de la mano de su plan de estratégico 2021-2025

 

ENVAPLASTER, empresa familiar y consolidado fabricante de lámina y bandejas para la industria alimentaria, ha iniciado su plan de inversión 2022-2023, ampliando y optimizando sus instalaciones e invirtiendo en nuevas líneas, lo que le permitirá incrementar su capacidad de producción significativamente. ENVAPLASTER, que facturó el pasado año unos 19 millones de euros, prevé elevar la cifra de negocios a 26,5 millones de € en 2022, lo que supondría un incremento de algo más de un 40%. La compañía, que cuenta actualmente con una platilla compuesta por 125 trabajadores, tiene una planta productiva de 13.000 m2, ubicada en un recinto de 23.000 m2 en Viana (Navarra). ENVAPLASTER inició el año con un nuevo laboratorio, la integración de la fabricación de moldes y en julio ha instalado placas solares fotovoltaicas. Además, ENVAPLASTER ha destinado más de 1 millón euros para la ampliación de 4.000 m2 de su planta productiva, con el objetivo de integrar la gestión logística y optimizar el flujo productivo. Se prevé que esta ampliación esté finalizada en septiembre de este año. Asimismo, en su plan de inversión para 2022 y 2023, la compañía tiene una inversión aprobada de 6 millones de euros en la mejora de maquinaria. “Estas inversiones nos permitirán aumentar la capacidad productiva entre un 30 y un 50%”, explica Jorge San Juan, director general de la compañía a P&C. Hasta el momento, compañía cuenta con 2 líneas de extrusión, certificadas por EFSA para uso RPET post consumo para uso alimentario y 15 líneas de termoformado. “Actualmente producimos cerca de los 400 millones de bandejas anuales. En 2022 prevemos un crecimiento de un 15% que podemos absorber con el parque actual y una inversión de una nueva línea”, señala Jorge San Juan.

El 90% de las láminas fabricadas por ENVAPLASTER van destinadas a autoconsumo para la fabricación de sus propias bandejas, destinadas a distintos sectores (precocinados, frescos, elaborados, conservas y repostería), mientras que el 10% restante son vendidas a otros fabricantes. “El reto principal para la compañía es consolidar el crecimiento que llevamos teniendo de forma continuada los últimos años. Concretamente, este año tenemos previsto crecer casi un 40%. Por otra parte, estamos muy atentos a la evolución de las materias primas y el esfuerzo adicional que hemos tenido que hacer para garantizar plenamente el abastecimiento. Pero sin duda, la parte más difícil de gestionar ha sido la excepcionalidad de los costes energéticos. Un impacto muy importante que, desde luego, no teníamos previsto”, explica Jorge San Juan.

Para ENVAPLASTER, la economía circular y la sostenibilidad ha sido desde sus orígenes el eje vertebrador de su estrategia empresarial. “Desde hace más de 20 años la compañía trabaja con plástico reciclado, siendo pionera en el uso de ese material y la primera empresa nacional en producir bandejas con material 100% reciclado”, señala el director general de la empresa a P&C. El material reciclado siempre ha estado presente en ENVAPLASTER. “Debido a esa larga experiencia, podemos fabricar hasta un 100% de material reciclado en nuestros envases. Ese es un gran diferencial hoy en día”, puntualiza Jorge San Juan. Con respecto a los objetivos y plazos de reciclado marcados por la Unión Europea el máximo dirigente de la compañía considera: “A nuestro entender, los plazos son precipitados; si se analizan los datos de consumo de materiales plásticos y de reciclado real es complicado alcanzar dichos objetivos. Además, no se está fomentando de forma activa por parte de las instituciones la generación de nuevas plantas de reciclado y recogida del material posconsumo, que permita poner en el mercado más material reciclado. Hay que tener en cuenta que el PET es el material más sostenible de todos los que hoy conocemos y que se utiliza como envase alimentario, y tenemos la obligación de potenciar su uso, su recogida y su reciclaje”. “De entrada, necesitamos cambiar la comunicación institucional de que los plásticos son el enemigo. Si no empezamos por ahí será difícil promover debidamente una industria de reciclado que dé respuesta a las necesidades de la industria, de la sociedad y del medio ambiente. Hace falta mucha inversión, pero esta no se va a producir si no cambiamos el mensaje. Y la realidad es que tenemos el material más sostenible de todas las alternativas que se están proponiendo. El primer paso debería ser dejar de discriminar al material con impuestos que lo van a debilitar como solución a futuro. Y lo peor es que lo hacemos favoreciendo a otros materiales que son más contaminantes. Este es el verdadero reto. A partir de ahí, hay tecnología e innovación suficiente como hacer que el reciclaje llegue a cotas muy superiores a las actuales”, subraya Jorge San Juan, que añade: “Está claro que este año se ha empezado a ver cierta dificultad en este sentido. Lo que no podemos es querer hacer la transición completa de una industria hacia el reciclado, si no hemos desarrollado la del reciclado en la misma medida. Se legisla para obligar a que eso pase. Y lo entendemos, porque desgraciadamente nadie mueve nada hasta que se le obliga a cambiar. Pero creemos que hemos llegado a un punto en el que debemos madurar como sociedad y trabajar más de la mano, instituciones públicas y privadas. Con eso bastaría para resolver al menos una gran parte del problema que tenemos y sobre todo que tendremos los próximos años si seguimos en esta deriva”.